Descartes y las pasiones del alma

Autor: Pablo Santamarina Fernández (3º Publicidad y RRPP)

Fuente: Descartes, R., Martínez, J. A. M., & Boué, P. A. (1997). Las pasiones del alma. Madrid, España: Tecnos.

En 1649 el francés René Descartes publica “Las pasiones del alma” que, lejos de ser un libro el cual plantee uno o varios temas a desarrollar a través de “x” pensamiento filosófico, o lejos de buscar la persuasión e inducir al lector a empatizar con el autor, lo que Descartes plantea trabaja otro formato. Un formato que nos remite a lo que podría ser un manual de medicina no empírica.

La obra se configura mediante la sucesión de artículos, los cuales explican un concepto cada uno, cada concepto responde a la explicación del funcionamiento de alguna capacidad  humana, ya sea física (como el latir del corazón),  sentimental (emociones) o incluso algo tan abstracto como la relación cuerpo y alma. Todo ello numerado y masticado en un mismo discurso científico. Descartes (1649): “Qué diferencia hay entre un cuerpo vivo y un cuerpo muerto”(p.330).

Respecto al propio contenido y discurso del autor, Descartes manifiesta que el calor y el movimiento son energías que residen y fluyen dentro de nuestro cuerpo, de la misma forma que nuestro corazón bombea sangre. Dichas energías interactúan con los distintos órganos mediante una especie de sistema de válvulas que él denomina como “poros”, poros que residen en nuestros músculos y órganos, a través de estos conductos pasan estas energías o partículas.

Toda esta teoría del fluir de las energías la sinergiza con el propio funcionamiento natural del cuerpo humano, igual que el corazón se ocupa del bombeo, también es el núcleo del “fuego”, el cual  es la fuente de dichas energías. Indirectamente también plantea el hecho de que cada individuo sea más único todavía, ya que el azar también tiene lugar en el funcionamiento del cuerpo. No todos los órganos poseen los mismos poros, el cerebro dispone de los mismos, pero mucho más pequeños que el resto, de esta forma resulta más complicado que las partículas lleguen al órgano y a estas partículas Descartes las acuña como “espíritus animales”.

Por lo que el funcionamiento del cuerpo no lo concibe como una respuesta física a una orden concreta por parte del cerebro. El autor entiende el cuerpo como un mecanismo que se configura mediante el fluir de la energía (no habría movimiento si la energía no pudiera viajar del corazón, al cerebro, hasta llegar al músculo a través de los nervios), por otro lado cada movimiento desemboca otro como consecuencia, mucho más imperceptible (al estirar un brazo, el otro se contrae) y mientras este hidráulico mecanismo de bombeo y válvulas se desarrolla, nuestros pensamientos y nuestras pasiones le pertenecen al alma, ambos no son ni positivos ni negativos, simplemente son gestionables, e igual que no todo el mundo padece el mismo dolor o alegría nuestras pasiones pertenecen al mismo marco.

Alejándome de la cuestión principal, existen otros autores que teorizaron acerca del cuerpo y el alma, uno de ellos fue Platón, quien concibe el cuerpo o lo material como un lastre o una cárcel para el alma o lo inmaterial. Mientras Descartes sostiene que coexisten, interactúan y de alguna manera dependientes entre ellas. Por otro lado la concepción de cuerpo y alma por parte de Aristóteles es más similar a la de Descartes, manifestando que ambas coexisten en el “hombre”.Aristóteles (350aC): “En la mayoría de los casos se puede observar cómo el alma no hace ni padece nada sin el cuerpo, por ejemplo, encolerizarse, envalentonarse, apetecer, sentir en general. No obstante, el inteligir parece algo particularmente exclusivo de ella; pero ni esto siquiera podrá tener lugar sin el cuerpo si es que se trata de un cierto tipo de imaginación o de algo que no se da sin imaginación” (p. 45).

Estas teorías acerca del cuerpo humano o la relación entre lo físico y lo abstracto del ser humano, son a mi parecer tremendamente necesarias, ya que si fuera por su ausencia a día de hoy solo dispondríamos de lo puramente físico, lógico, aplicable a la medicina tradicional. De esta manera perderíamos la capacidad de imaginar que existe algo más allá de lo tangible o el simple hecho de no poner en duda algo tan complejo y a su manera “desconocido” como es el cuerpo humano. Considero imprescindible la existencia de este tipo de teorías que explican temas ya conocidos como es el funcionamiento del cuerpo humano a grandes rasgos aún para la época. Debido a que el discurso médico es válido y es reconocido como veraz, pero no por ello debemos dejar de pensar solo porque tengamos una respuesta consensuada. De hecho tiene sentido la relación mente-órganos u otras relaciones como ánimo-cuerpo ya que existen repercusiones físicas por asuntos abstractos como son las emociones. Lo consensuado es quitarle capacidad al cuerpo y cargar a la persona de la culpa, cargar a la persona con esa capacidad de decidir como diciendo: “eres tú el que se hizo eso en el cuerpo”.

En conclusión, no debemos dejar de reflexionar en el momento en el que conseguimos una respuesta, “Las pasiones del alma” ofrece una perspectiva completamente alternativa y coherente dentro de su propio contexto. Siendo a su vez una obra que invita a la reflexión y gracias a su estructura por artículos es muy sencillo aislar y asimilar cada uno de ellos por separado. Así mismo es una obra con muy buen envejecer ya que a día de hoy se habla de las generaciones “millenial” como hedonistas por definición, la forma de consumir de los individuos es mucho más espontánea y dichas pasiones vienen y van tan rápido como las modas, pervirtiendo así el disfrute, convirtiéndolo todo en desechable, tal vez las generaciones más nuevas sean propensas al mal uso o la mala gestión de las pasiones del alma.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search