De la brevedad de la vida

Autora: Lorena Méndez Vázquez (3º de Traducción)

Fuente: Séneca, L.A De la brevedad de la vida. Ed. De la Universidad de Puerto Rico, 2005.

De la brevedad de la vida es un ensayo epistolar del año 55 d.C. incluido en la obra Diálogos del filósofo romano Lucio Anneo Séneca (4 a.C. – 65 d.C.), y que versa sobre la importancia de aprovechar el tiempo ocupándolo en loables actividades y no en ocio ni deleites. El autor fue uno de los representantes más conocidos del estoicismo, que se trata de una escuela filosófica que abogaba por la sabiduría sin necesidad de bienes materiales.

Vivió en una época en la que los romanos buscaban lo material y no ponían de manifiesto sus valores, algo que Séneca intenta reflejar en esta obra. Esta obra va dirigida a Paulino, el cuñado de Séneca, que era supervisor de la provisión de grano en Roma. De la brevedad de la vida está escrita en prosa y se compone de veintiún capítulos de extensión corta. A pesar de que el autor utiliza un estilo retórico otorgando profundidad, prescinde de tecnicismos y consigue que su obra sea de lectura sencilla y comprensible. Séneca trata de plasmar una paradoja en contra de la idea general de que la vida es corta y defiende que la vida es larga si sabemos aprovecharla y que somos nosotros mismos, los que abreviamos nuestra vida desperdiciando el tiempo. “Pequeña parte de la vida esla que vivimos, porque lo demás es espacio y no vida, sino tiempo” (Séneca, 55 d.C., p.5). Lo que quiere decir Séneca es que hacemos un mal uso de nuestro tiempo, que la vida sigue su camino y que llega un momento en el que se acaba.

Existe una opinión bastante generalizada de que la vida de los seres humanos es demasiado corta, siendo el ser humano un ser dotado para grandes fines. Aristóteles comparó la vida de los hombres con la de los animales. Según Séneca, alguien mayor puede haber vivido poco tiempo; puede haber estado mucho tiempo en el mundo y no haber vivido prácticamente nada porque no ha sacado provecho de ello. Hay que obedecer a la naturaleza. Se debe vivir bien y no mucho tiempo: ¿De qué le sirven a uno ochenta años si los pasa en la inercia? No vivió éste, sino que se detuvo en la vida; ni murió tarde, sino durante mucho tiempo. Vivió ochenta años. El vivir no equivale a la duración. El vivir es el ser, mientras que la duración es ajena a nosotros. Vivir hasta la sabiduría es la meta.

Perdemos el tiempo haciendo cosas inútiles y nos entregamos a los ocios y a los vicios. Los seres humanos no valoramos el tiempo y solemos dejar para después las cosas realmente importantes, ignorando que llegará un día en el que nuestra vida se acabe y no la hayamos aprovechado. Séneca (55 d.C., p.10) profundiza y constata lo siguiente:

¿Cuál, pues, es la causa de esto? El vivir como si hubiérades de vivir para siempre, sin que vuestra fragilidad os despierte. No observáis el tiempo quese os ha pasado, y así gastáis de él como de caudal colmado y abundante, siendo contingente que el día que tenéis determinado para alguna acción sea el último de vuestra vida.

Para evitarlo, Séneca propone desde el estoicismo, que saquemos provecho de la sabiduría de los demás para así alcanzarla nosotros mismos. De esta forma, estaríamos aprovechando sus años de vida y haciendo propios todos los años pasados. Para ello, Séneca (55 d.C., p.34) sostiene que debemos evitar aprender cosas sin valor o que no aporten nada a nuestro ser ni a nuestra superación como seres humanos, y afirma:

Enfermedad fue de los griegos investigar (…) si se escribió primero la Ilíada o la Odisea (…) con otras impertinencias de esta calidad, que calladas, no ayudan a la conciencia, y dichas, no dan opinión de más docto, sino de más enfadoso.

Séneca trata la fugacidad de la vida y establece tres tiempos en los que se divide la vida: El pasado, el presente y el futuro, y constata que el pasado es inflexible, el presente, breve y el futuro, incierto. Aquellos inmersos en sus ocupaciones olvidan el pasado, no disfrutan del presente, y miran al futuro con cierto temor, mientras que solo las mentes sabias recorren todas las partes de su vida porque recuerdan el pasado, aprovechan el presente y disponen el futuro haciendo posible que sus vidas sean muy largas. Las consideraciones de Séneca tratan temas universales que, aunque no seamos conscientes, están muy presentes en nuestro día a día: La vida, la muerte, la fugacidad de la vida, la gestión del tiempo, las ocupaciones y obligaciones de cada uno…

A mi juicio, los seres humanos debemos alejarnos de la voluntad de poseer cosas materiales y enfocarnos en aportar valores positivos al conjunto de la sociedad. Malgastamos el tiempo para acumular bienes materiales que estamos dispuestos a dar a cambio de más tiempo: Es muy fácil administrar lo seguro, pero lo que hay que cuidar con mas atención es lo que no sabemos cuándo nos faltará. Según el estoicismo, debemos aprender cosas nuevas para alcanzar la sabiduría. En la actualidad, muchos seres humanos influenciados por el ego, quieren aprender solamente por tener títulos que certifiquen sus estudios. En mi opinión, debemos aprender cosas nuevas simplemente para tener más conocimiento o porque nos provocan interés. De lo contrario, estaremos aprendiendo cosas nuevas simplemente para mantenernos ocupados sin que lo que estemos aprendiendo nos sirva de provecho.

Solemos enfocarnos en el pasado y en el futuro restándole importancia al presente. De esta forma, el tiempo corre y cuando queremos empezar a disfrutar de nuestra vida, nos damos cuenta de que ya hemos desperdiciado el tiempo hasta ese momento sin disfrutar de las cosas valiosas que se nos presentan a lo largo de nuestros días. Cuando tenemos alguna ocupación que no nos provoca interés, solemos querer acabarla cuanto antes para invertir el tiempo en nuestro ocio y desconectar. Si lo que queremos es dedicar tiempo a otras cosas, tenemos que ser nosotros mismos e impedir que otrosnos digan qué tenemos que hacer, para descubrir qué queremos de verdad y a qué estamos destinados. Hoy en día, los seres humanos estamos muy influenciados por la sociedad y por las nuevas tecnologías, que nos indican la manera en la que debemos comportarnos. De la brevedad de la vida puede ayudarnos a darnos cuenta de que debemos aprender a escucharnos a nosotros mismos sin dejarnos influir por cómo nos digan los demás que tenemos que vivir nuestra vida. Además, solemos estar enfocados planeando nuevas experiencias para el futuro sin vivirlas en el presente.

En ocasiones no disfrutamos ni aprovechamos las cosas que de verdad nos importan y nos hacen crecer; el abrazo de una madre, el apoyo de un amigo, el cariño de nuestros abuelos… No somos conscientes de que las personas que nos importan pueden irse en cualquier momento, y nunca valoramos lo suficiente los momentos que pasamos con ellos porque no sabemos con certeza cuándo se irán. Cuando estas personas se van, solemos decir que la vida es corta. Lo cierto es que la vida no es corta, pero nosotros nos empeñamos en culpar a la brevedad de la vida del fin de las cosas positivas que no supimos aprovechar cuando tuvimos oportunidad.

En conclusión, De la brevedad de la vida es una obra literaria que nos hace reflexionar sobre el poco tiempo que le dedicamos a nuestro crecimiento como personas moral e intelectualmente. Antes de implicarnos en algo, debemos considerar si es de provecho o no, porque mientras envejecemos, nos vamos dando cuenta de lo mucho que hemos desperdiciado nuestro tiempo.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search