Sobre la felicidad

Autora: Lucía Matos Pérez (3º Traducción y Comunicación intercultural)

Fuente: Séneca, L. A. (s. f.). Sobre la felicidad [Libro electrónico]. https://www.elejandria.com/libro/sobre-la-felicidad/seneca/931

Sobre la felicidad es una obra de corta extensión y de lectura sencilla pero profunda ya que todo el texto gira sobre la misma cuestión, la felicidad. Esta obra, escrita por Lucio Anneo Séneca aproximadamente en el 58 d.C., va destinada a su hermano mayor llamado Galión y se divide en 28 capítulos en los que Séneca expresa en su plena madurez su pensamiento moral sobre la felicidad. En este libro Séneca le expone a su hermano que absolutamente todos los humanos quieren encontrar la felicidad pero que las personas son ciegas y no saben distinguirla, además, nos dice que, sin distinguirla, es imposible encontrarla y que cuando las personas más buscan la felicidad, más se alejan de ella. Es por eso por lo que es una obra descriptiva y orientativa sobre cómo podemos alcanzar la felicidad y cómo podemos distinguirla para poder alcanzarla y sentirnos felices. Como ya se deduce del título, el tema principal del libro es la felicidad y cómo se puede alcanzar. Pero en él Séneca trata otros temas, nos habla de la naturaleza, el bien supremo, el placer, la virtud, la fortuna, la consecuencia del filósofo y las riquezas, entre otros temas. En el libro Séneca dice que la senda más transitada para alcanzar la felicidad es la menos aconsejable y la menos confiable, ya que lo que siga u opine la mayoría no es lo mejor para nosotros, y hay que buscar lo que es mejor, no lo que es más seguido, ya que así nos será imposible alcanzar la felicidad.

En la obra, el autor nos dice que la naturaleza es razón y que cada persona deberá de razonar para lograr vivir en concordia con la naturaleza, además nos dice que podremos alcanzar la felicidad con un alma sana y un cuerpo saludable. Se podría decir que la naturaleza es la que nos guiaría en nuestra vida y la razón la que nos observaría. En cierto modo, hay que decir que Séneca relaciona a la naturaleza con Dios, al que cita varias veces y al que nombra en el capítulo quince, Obedecer a Dios es libertad. Séneca además consciente de la existencia de personas no creyentes o enfadadas con los Dioses, les dice esto en el capítulo 27: “Si podéis, alabad a los buenos; si no, seguid vuestro camino. Y si os gusta ejercitar esa innoble licencia, atacaos unos a otros; pues cuando deliráis contra el cielo, no os digo: cometéis un sacrilegio, sino: perdéis el tiempo” (p.56).

Por otro lado, para alcanzar la felicidad, introduce la idea de una moral basada en el desprecio a los placeres ya que como dice en el libro: “El placer es algo bajo, servil, flaco y mezquino, cuyo asiento y domicilio son los lupanares y las tabernas” (p.16). Y también nos habla de una moral basada en el desprecio a la fortuna: “Que el hombre no se deje corromper ni dominar por las cosas exteriores y solo se admire a sí mismo, que confíe en su ánimo y esté preparado a cualquier fortuna, que sea artífice de su vida” (p.18). Aunque sí que es verdad que posteriormente, también en el libro, admite que sí que hay placeres aceptados: “Por el contrario, los placeres de los sabios son apacibles y moderados, acaso débiles, concentrados y apenas visibles; pues vienen sin ser llamados, y cuando llegan espontáneamente no son recibidos con honores ni con gozo alguno por los que experimentan, pues los mezclan en la vida como el juego y la diversión entre las cosas serias” (p.26). También en la obra, introduce otras ideas para alcanzar la felicidad.

Séneca expone que nuestra vida no puede tener angustias, tiene que estar adaptada a la época y tiene que estar atenta a las cosas, pero sin dejarnos llevar por ellas, además, tenemos que estar dispuestos a disfrutar de la fortuna, pero sin convertirnos en sus esclavos. Séneca deja muy claro que, en el proceso de alcanzar la felicidad, hay que seguir el camino de la verdad, y estar contentos con lo que tiene cada uno, porque para lograr vivir en plenitud debemos tener un juicio recto y seguro de la razón. Entonces, una persona feliz es aquella que es honesta y virtuosa, aquella que no se derrumba si sucede algún cambio desfavorable, aquella persona que tiene un alma libre, que es recta, audaz y estable, y aquella que no siente ni ambición ni miedo. Es importante mencionar que la felicidad o más bien su búsqueda, es un tema que trataron muchos filósofos a lo largo del tiempo, entre ellos nos encontramos a Platón que dijo: “El hombre que hace que todo lo que lleve a la felicidad dependa de él mismo, ya no de los demás, ha adoptado el mejor plan para vivir feliz” (Platón, 427 a.C. – 347 a. C.). También Kant trató este tema, dijo: “La felicidad; más que un deseo, alegría o elección, es un deber” (Immanuel Kant, 1724-1804). Y en el caso de John Stuart Mill, no solo trató el tema de la felicidad, sino que lo unió a la huida del dolor para poder obtenerla, dijo: “He aprendido a buscar mi felicidad limitando mis deseos en vez de satisfacerlos” (John Stuart Mill, 1806 -1873).

Y por último hay que nombrar a Hannah Arendt, mujer que, aunque se consideraba más teórica política que filósofa, también trató el tema de la felicidad. Arendt dijo: “Nadie puede ser feliz sin participar en la felicidad pública, nadie puede ser libre sin la experiencia de la libertad pública, y nadie, finalmente, puede ser feliz o libre sin implicarse y formar parte del poder político”. En definitiva, como podemos ver, la felicidad es un tema muy controvertido que ha estado presente desde el principio de la historia y que todavía está presente hoy en día. Qué es la felicidad y cómo llegar a ser felices es algo que nos preguntamos todos lo seres humanos, y los filósofos han intentado dar respuesta a estas preguntas desde el principio de los tiempos. Séneca hace en esta obra un buen análisis de todos los problemas del hombre como pueden ser las riquezas, nos deja claro que la razón gana a otros aspectos de la vida y nos dice que la razón es la verdaderamente importante para lograr la felicidad.

Bajo mi punto de vista, Séneca tiene razón en muchos aspectos del libro, estoy de acuerdo que no hay que dejarse llevar por las riquezas, las ambiciones y las perdiciones, pero creo que somos al fin y al cabo humanos, y muchas veces, cometemos errores; además vivimos en un mundo en el que cada vez se valora más a las personas por lo que tienen o por lo que significan en la sociedad y menos por lo que opinan o por sus valores, por lo que es difícil no querer buscar la felicidad a través de las riquezas o la fortuna, sobretodo cuando la aceptación de los otros seres humanos muchas veces va unida a ellas. De todas formas, me gustaría añadir que, en mi opinión, para alcanzar la felicidad, uno debe de ser un poco ambicioso, y debe encontrar su verdadera pasión y objetivo en la vida, ya que así podrá disfrutar a diario de su trabajo y podrá alcanzar la felicidad, o al menos, le ayudará algo en la búsqueda. Además, en estos tiempos tan difíciles, lo que más se busca es encontrar la felicidad, y Séneca en esta obra nos brinda herramientas básicas para que detectemos las perdiciones y para que razonemos, y no nos derrumbemos con los cambios desfavorables. Para mí, esto aplicado a la actualidad sería que no dejemos que nos afecte la situación tan dura por la que estamos pasando con respecto al coronavirus, y que razonemos, y busquemos en nuestro interior para así lograr alcanzar la felicidad.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search